Cultura General|Cultura General > Historia

Spencer y la educación

Escrito por Ademir / 5 de mayo de 2009

Muchas de las concepciones educativas modernas se ven rebasadas por el flujo de acontecimientos que se suceden en el mundo. La visión de la realidad que presentan a los educandos se torna escasa e insuficiente para explicar la dinámica variable en la que los distintos avatares de la historia natural y la humana van teniendo lugar, en las corrientes del tiempo. La perspectiva evolucionista del pensador Herbert Spencer puede ser, en este sentido, una base muy provechosa para dar cuenta de las fuerzas soterradas que movilizan todos los acontecimientos.

El pulso del ser

Para el inglés Herbert Spencer en el universo en general, y también en cada ínfima porción del mismo, se presenta una distribución continua, una vitalidad ininterrumpida que manifiesta el pulso del ser, a través del reacomodo de la materia y el movimiento.

Se trata de una redistribución permanente que puede leerse como un proceso evolutivo, en donde se percibe una integración de lo material y una disipación del movimiento. Pero también existe un proceso en sentido opuesto, que se experimenta en una disolución, cuando el movimiento se absorbe y la materia se desintegra. La realidad para Spencer es una red de fuerzas tensionadas sin reposo, que evolucionan o se diluyen alternativamente dando lugar a todas las cosas.

La cresta de la ola

Para Spencer también considera que todos estos fenómenos, desde los cósmicos, hasta los apenas perceptibles, son las consecuencias necesarias de la continuidad de cierta fuerza metafísica que se expone a través de las formas de la materia y el movimiento. El cosmos es un conglomerado equitativo de los elementos que lo propician, pero como en el mar acontece, existe una dinámica infinita, un oleaje eterno, que ordena y desordena, que forma y disgrega, fenómenos que solo son las crestas de olas inmensas, símbolos de pulsiones ocultas que generan el todo.

Una educación desde Spencer

Si se pensara en una estrategia educativa integral, planteada desde el evolucionismo de Spencer, se daría un gran paso hacia una comprensión más amplia del vasto ritmo del ser. Los educandos podrían leer con novedosos y esclarecedores sentidos, cadenas de fenómenos y acontecimientos presentados por medio de las distintas disciplinas y ciencias. No obstante, el sentido más importante, estaría en reconocer que todos estos flujos de realidad no son más que las manifestaciones de un poder incognoscible, sin límite alguno en el espacio, y sin principio, ni fin en el tiempo.

Tags: , ,

1 comentario

  1. [...] y autores que más concuerden con los requerimientos específicos de nuestro vivir, el proceso educativo autodidacta expone un pragmatismo muy provechoso, que ahorra mucho tiempo y esfuerzo; y que puede [...]

Deja un comentario